A través de una comunicación enfocada a la convivencia (generando una comunidad) sería cómo lograríamos construir una perspectiva en el campo de las TICs que nos permitiera construir un vínculo favorecedor del diálogo intercultural.

Las TICs nos invitan a asomarnos a un mundo en el que se ha construido una “aparente realidad”, allí es donde se encuentra la WWW. El ciberespacio debe entenderse como un espacio de relaciones, no como un conjunto de información caótica. Estamos en la era de la emergencia artificial, pero aún hay una gran ausencia de conectividad organizada.

En teoría, las posibilidades que nos ofrecen las TICs presentan una nueva forma de comunicación con la humanidad pero, en la actitud nómada, que aún prevalece cuando nos movemos en ese espacio, se da preferencia a un descentramiento, frente a los aspectos relacionales a los que debemos aspirar.

El impacto de las TICs en nuestra sociedad es enorme, como lo avalan numerosos artículos, pero… ¿cómo se producen? ¿Cuál es su sentido?

En educación, deberíamos conseguir servirnos de las TICs con todo lo que conllevan, para seguir un buen procedimiento de investigación-acción. Sin embargo, actualmente, aún podemos encontrar muchas propuestas pedagógicas que utilizan las TICs sin una buena base teórica, sin un cierto grado de calidad. Es necesario analizar y desarrollar teoría acerca de este nuevo lenguaje comunicacional y eso no podemos hacerlo al margen de una comprensión profunda de la sociedad postmoderna y, en nuestro caso, concretamente, del ámbito educativo en esta sociedad.

La profesión docente supone un compromiso ético socio-cultural y por ello, debemos situarnos en un rol de producción y transferencia y no sólo relacionado con la actividad de enseñar.

Si se quiere abordar la problemática de realizar composiciones hipermediales, en la compleja sociedad que nos encontramos, así como en la de los países en desarrollo, los docentes deberán ser capaces de:

  • Utilizar las TICs desarrollando tecnología educativa y experimental, siempre contextualizada en el entorno en que se encuentren.
  • Planificar y componer los proyectos de aula en formato hipermedial.

En la antigüedad, si se querían llevar a cabo ciertos proyectos científicos, se encontraban con que no existían los recursos suficientes para hacerlo: la tecnología no estaba apenas desarrollada o no existía. Había grandes inventores, pero no medios para llevar a cabo sus ideas. Actualmente, nos encontramos con un exceso de desarrollo tecnológico, de información… que no llega a elaborarse como conocimiento y, simultáneamente, una gran cantidad de conocimiento, que no se integra en las actuales posibilidades de la tecnología. Dentro de esta situación, aparece el concepto “híper”.

Ante la situación en que nos encontramos, debemos intentar centrarnos en componer, en vez de en acumular, y en cuestionar y recrear, en vez de “copiar y pegar”.

En los últimos tiempos han aparecido una serie de herramientas, los weblogs, wikis y webQuest, que están compuestas por páginas dinámicas que nos permiten comunicarnos en entornos de colaboración alrededor de núcleos comunes de interés.

Dentro de la atención a la diversidad, los profesores tienen la responsabilidad de acumular los diferentes conocimientos con que los alumnos acuden al aula y convertirlos incluso en referentes de conocimiento para el aprendizaje. Además, han de promover la reflexión crítica de los alumnos y facilitar que conozcan los diferentes nuevos modos de expresión, como los que acabamos de mencionar.

Después de todo lo dicho hasta ahora, podemos esperar que el ciberespacio acabe convirtiéndose en un espacio de relaciones enriquecedoras, pero es algo en lo que todos debemos implicarnos.

Para ello, un punto de inicio sería el estudio y trabajo sobre el lenguaje hipermedial, así como de los procesos de pensamiento, acción y lenguaje, en relación  a los dispositivos hipermediales

Anuncios